Trading Solutions

Écoute, disponibilité, compétences... por construire ensemble un patrimoine à la mesure de vos besoins

Swiss Traders 1996-2016 ©  Plan du site | Divulgation des risques | Protection de la sphère privée | Disclaimer


Escucha, disponibilidad, ompetencias... para construir juntos un patrimonio a la altura de sus necesidades

REAL   ACCOUNT MANAGED   ACCOUNT DEMO   ACCOUNT INFORMATION Twitter

1. ¿Que es el “subprime”?


2. Los mecanismos de la crisis


3. El conjunto de la esfera financiera ganada por la desconfianza


4. Los bancos centrales al socorro


5. La economía real afectada a su vez

“SUBPRIME”: explicaciones de una crisis

1. ¿Que es el “subprime”?


Los créditos “subprime” son préstamos inmobiliarios concedidos a hogares americanos a las rentas modestas. Si las mensualidades de reembolso se reducen los primeros años, estos préstamos están conformes a tipos de interés variables y un elevado nivel. Estas condiciones de concesión hacen pesar un riesgo de solvencia sobre estos hogares. Debido a la fragilidad de su situación financiera, éstos pueden en efecto encontrarse en situación ya de no poder hacer frente a plazos de reembolso de su crédito inmobiliario. El "Center for Responsible Lending" calcula en el 20% la proporción, en los Estados Unidos, de prestatarios “subprime” que podrían perder su alojamiento.

En 2006, los créditos “subprime” representaron un 24% de los nuevos créditos inmobiliarios concedidos a los Estados Unidos. A finales de año, su saldo pendiente alcanzaba cerca de un 13% del total de los créditos hipotecarios en los Estados Unidos (10.200 mil millones de dólares), contra un 8,5% en 2001.

2. Los mecanismos de la crisis.


La subida de los tipos de interés directores de la Reserva federal (FED) implicó la de los tipos de los créditos inmobiliarios en el otro lado del Atlántico. En efecto, enfrentadas a un coste del dinero más elevado para financiar sus necesidades, los bancos reflejaron estas condiciones más severas sobre su clientela.

En paralelo, el drenaje de la demanda de bienes inmuebles obtuvo los precios de estos últimos hacia abajo, implicando al mismo tiempo una disminución “del efecto riqueza” de los hogares - el valor sus apartamentos y casas que bajaban, su riqueza potencial en efecto se redujo. La conjunción de estas dos evoluciones desfavorables condujo a una subida de las faltas de pago o incluso, en algunos casos, de las situaciones de insolvencia de hogares. La imposibilidad de reembolsar sus préstamos en la cual se encuentran estos hogares pesa sobre entidades de crédito especializadas como New Century, número dos del “subprime” americano.

3. El conjunto de la esfera financiera ganada por la desconfianza


Estos fallos implicaron reacciones en cadena en los mercados. La correa de transmisión: los vehículos de titulización. Sofisticada técnica financiera, la titulización consiste en transferir activos o riesgos de crédito correspondientes bajo una forma estructurada a inversores terceros. Da lugar a una emisión de títulos en los mercados de capitales, adosados a los activos subyacentes (créditos hipotecarios, por ejemplo) y agrupados por “tramos”. Algunos de estos tramos incluían créditos afectados por fallos o defectos de pago de hogares. Los inversores entonces se retiraron de estos productos que daban por demasiado aventurados. Consecuencia: algunos fondos ya no pudieron numerarse. La ausencia de demanda para algunos títulos contenidos en estos fondos en efecto impidió calcular el valor de mercado de éstos - el valor de mercado que resultaba de la confrontación de la oferta y la demanda. En traducción, esto quiere decir que el titulo no vale nada.

Los operadores tienen comportamientos a menudo seguidores y la información circula muy rápidamente en los mercados. La desconfianza frente a los productos de titulización se propagó a otros segmentos de mercado, en particular, el del “comercial paper” - títulos de crédito negociables emitidos por las empresas en el mercado monetario a corto plazo -, que representan enormes importes. Los inversores que no tenían ya confianza en estos activos, se retiraron - para prorrogarse sobre instrumentos que juzgaban más seguros. Consecuencia: esta caída de la demanda implicó un drenaje de la liquidez en los mercados.

4. Los bancos centrales al socorro


Ante este déficit de liquidez, los bancos centrales decidieron intervenir para romper un espiral de presión de los mercados y proporcionar a las entidades bancarias y financieras los fondos necesarios para sus actividades. Concretamente, inyectaron en masa liquidez en el circuito monetario. Durante la única primera semana de agosto, por ejemplo, los institutos de emisión americanos, europeos y asiáticos así realizaron acciones concertadas a las cuales proporcionaron más de 330 miles de millones de dólares en los mercados.

El análisis de Christian de Boissieu, profesor de las Universidades y el Presidente del Consejo de análisis económico:

Además de estas inyecciones de liquidez, los bancos centrales actuaron mediante sus tipos de interés directores. El 18 de septiembre de 2007, la FED dio una gran señal reduciendo de una mitad el nivel del tipo de objetivo de los “FED funds”, su principal tipo de interés director. Este porcentaje - que los bancos americanos aplican en sus intercambios entre ellas para pedir prestados “FED funds” - se fijó en 4,75%. Su homólogo europeo demostró también pragmatismo en la materia. Mientras que se perfilaba un estrechamiento de la política monetaria en la zona euro, el Banco Central Europeo (BCE), ante las turbulencias de los mercados, optó por el statu quo en septiembre.

5. La economía real afectada a su vez


El impacto negativo de la crisis del “subprime” en los bancos no deja lugar a duda, ni en los Estados Unidos, ni, en menores proporciones, en los otros países desarrollados.

Pero el sector financiero no es el solo que sufre de las sacudidas financieras. Se afecta a su vez la economía real.