Swiss Traders

Écoute, disponibilité, compétences... por construire ensemble un patrimoine à la mesure de vos besoins

Swiss Traders 1996-2018 ©  Plan du site | Divulgation des risques | Protection de la sphère privée | Disclaimer


Trading Solutions

Escucha, disponibilidad, ompetencias... para construir juntos un patrimonio a la altura de sus necesidades

REAL   ACCOUNT MANAGED   ACCOUNT DEMO   ACCOUNT INFORMATION Twitter


1. Turquía


2. Mercados emergentes


3. Eurozona


4. Mercados globales

“LA CRISIS MONETARIA DE TURQUÍA”

1. Turquía


La lira turca ha sufrido un fuerte golpe recientemente debido a que los inversores comenzaron a dudar sobre la solvencia crediticia y las perspectivas económicas del país. En el momento de escribir este informe, el valor de la moneda se ha desplomado a 0.16 frente al USD, un descenso de casi 40% desde el comienzo de este año. El sentimiento se ha agriado hacia la lira, empujando la moneda a una serie de mínimos históricos y enviando una onda expansiva a través de los mercados financieros. En el "Gráfico de la semana" de esta semana, proporciono una descripción general del impacto potencial de la crisis monetaria de Turquía.

Obviamente, la fuerte depreciación de la lira está teniendo un profundo impacto en la propia Turquía. El debilitamiento de la moneda tiene una serie de efectos adversos, que pueden dar lugar fácilmente a ciclos de retroalimentación negativos.


En primer lugar, la dramática caída de la lira hará que sea más difícil para Turquía pagar su deuda denominada en moneda extranjera. Datos recientes muestran que la relación deuda externa / PIB del país está por encima del 50%, uno de los niveles más altos en los mercados emergentes. A medida que aumenta la cantidad de deuda, medida en moneda local, también aumenta la probabilidad de incumplimiento. Durante el último mes, la probabilidad de incumplimiento implícita se ha duplicado a poco menos del 30%. Como resultado, las agencias de calificación han puesto a Turquía en su lista de vigilancia para una posible rebaja, ejerciendo más presión sobre la moneda.

En segundo lugar, el creciente riesgo de incumplimiento está teniendo un impacto negativo en el valor de mercado de los bancos turcos. Los bancos están viendo un aumento en el valor de los '' préstamos morosos '' - préstamos que es poco probable que sean devueltos en su totalidad. Los préstamos morosos alcanzan las reservas de capital de los bancos. De hecho, Goldman Sachs ha estimado que una caída en la lira a alrededor de 0,14 frente al dólar estadounidense (USD / TRY inverso de 7,1) puede erosionar por completo las reservas excedentes del sistema bancario turco. Esto limitará la capacidad de los bancos para emitir nuevos préstamos de mejor rendimiento, lo que a su vez afectará el crecimiento del PIB. Además, es probable que los precios de las acciones del banco turco continúen su reciente descenso a la baja.

Un tercer impacto es un aumento en la inflación a partir de los niveles elevados actuales. En julio, la inflación general de Turquía aumentó a casi un 16%. Pero desde el comienzo de este mes, la lira turca ha arrojado otro 20%, ejerciendo una presión alcista sobre los precios al consumidor. Una mayor inflación afectará el poder adquisitivo de los consumidores turcos, lo que resultará en un menor crecimiento del PIB.

Finalmente, a pesar de que el banco central y el gobierno de Turquía se han abstenido hasta ahora de aumentar las tasas de interés, parece muy poco probable que Turquía pueda reducir la presión sobre su moneda sin aumentarla. Las tasas más altas no solo harían más atractiva la inversión en Turquía en términos relativos, sino que también aumentarían el costo de las apuestas en contra de la moneda de Turquía. Históricamente, el aumento de las tasas a corto plazo ha demostrado ser una de las formas más efectivas de detener la depreciación de la moneda. Sin embargo, las tasas de interés más altas tienen un precio: crecimiento del PIB. No se puede descartar una recesión en Turquía en este momento, a pesar de que la economía creció más del 7% interanual en el primer trimestre.

2. Mercados Emergentes


Turquía es un caso algo aislado hasta la fecha. La combinación de incertidumbre política, sanciones de Estados Unidos y una aparente falta de voluntad para tomar medidas drásticas son específicas del país. Turquía también es el único gran país emergente con un alto índice de deuda externa respecto del PIB y un gran saldo negativo en la cuenta corriente. Desafortunadamente, esto no significa que otros mercados emergentes sean inmunes a los desarrollos en Turquía. En particular, los países que comparten algunas de las características de Turquía, como la gran deuda externa y los desequilibrios económicos, se han visto negativamente afectados. Argentina es un buen ejemplo, aunque ha elevado las tasas y ha pedido al FMI que intervenga. Pero países como India, donde las circunstancias políticas y económicas son muy diferentes de las de Turquía, también han experimentado una disminución significativa del mercado recientemente.

Potencialmente exacerbando el impacto es el hecho de que muchos inversores ven los mercados emergentes como una clase de activos. Entonces, cuando el sentimiento se torna amargo, no discriminan entre países o regiones, sino que venden toda la clase de activos en su lugar. A modo de ejemplo, el índice de divisas de mercados emergentes de JP Morgan, que refleja el valor de las divisas emergentes más grandes frente al dólar estadounidense, ha registrado fuertes pérdidas ya que los inversores han vendido su deuda emergente en moneda local. Esto a pesar del hecho de que los fundamentos de países como México y Malasia tienen poco que ver con Turquía.